La ley pyrawebs podría afectar al comercio electrónico y a los negocios online en Paraguay

1-U6O5_M6DYU1O26pRzwQoIA

Según Wikipedia, en el campo de las telecomunicaciones, retención de datos (o preservación de datos) generalmente se refiere al almacenamiento de los registros de detalles de llamadas de telefonía, tráfico de internet y transacción de datos por el estado y organizaciones comerciales. En el caso de retención de datos estatales, los datos almacenados son normalmente con relación al envío y recepción de llamadas, correos electrónicos y sitios web visitados. En ocasiones el registro geográfico de las llamadas es también es recolectado.

El objetivo primario en la retención de datos estatales es el análisis de tráfico y vigilancia masiva. Mediante el análisis de los datos almacenados, el estado puede identificar la ubicación de individuos, asociaciones de personas o los miembros de un grupo cualquiera tales como de oposición política. Estas actividades pueden ser o no legales, dependiendo de la constitución y las leyes de cada país. En algunas jurisdicciones el acceso a estas bases de datos puede ser hecha por un gobierno con poca o ninguna supervisión judicial.

En el caso de retención de datos comerciales, los datos retenidos son normalmente de transacciones y sitios web visitados.

Ahora, llevando esto al escenario local, todavía cuesta ganar la confianza del consumidor paraguayo para la compra online con tarjetas de crédito, imaginen lo que sería cuando sepa que sus datos van a ser almacenados por su proveedor de Internet, por más que los datos de la tarjeta de crédito se envíen de forma encriptada, en Paraguay existe una total falta de confianza cuando el gobierno está por detrás gracias a la corrupción y somos el país de los mitos, las suposiciones y las especulaciones, estoy casi seguro que de llegar a aprobarse esta ley el comercio electrónico en Paraguay podría verse afectado.

Partiendo de lo que sí se puede, almacenar los datos de navegación y sitios web visitados, aquí los primeros afectados van a ser los sitios que requieren de cierta discreción, como las tiendas de sex shop, sitios de moteles, blogs de salud, inclusive tiendas de regalos, porque se pierde el anonimato en la navegación, y mucha gente utiliza Internet para consultas sobre algún problema de salud que guarda en secreto por ejemplo o para comprar regalos a aquel amor prohibido (gua’u que no).

Si bien la piratería es ilegal, pienso en ese mercado de ventas de películas piratas que es bastante significativo en Paraguay, evidentemente también van a ser afectados. Aunque con todo el dinero que mueven no me sorprendería si se soluciona todo con coimas.

Tal vez los técnicos de los ISPs y el gobierno nunca consulten tus datos e navegación, pero siempre está el peligro de que el ISP sea hackeado y todo el mundo pueda ver tus datos, como ya ocurrió con el Centro Nacional de Comunicación cuando revelaron la base de datos de los propietarios de dominios .py con e-mail, teléfono, CI y otros datos personales y laborales. En Paraguay esto es muy posible.

Cabe destacar que almacenar datos de navegación por un año, como proponen, también va a representar costos para los proveedores de Internet, por lo que inevitablemente se va a tener que pagar más por el servicio de acceso a Internet, ya que esa inversión obligatoria sin dudas vamos a tener que pagar nosotros, los consumidores, los usuarios, quienes ya estamos pagando caro por Internet en Paraguay, porque difícilmente los ISPs van a absorber esos gastos.

En fin, hay que tomar con pinzas este proyecto de ley. Si no hay otro camino, en todo caso primero el gobierno tiene que invertir en medidas de seguridad para que esos datos no se expongan al público y el plazo de un año es mucho, haciendo un cálculo rápido y bruto, si un promedio de 1.000.000 personas (aproximadamente la cantidad de usuarios de Tigo) descarga semanalmente 100 Gb mensuales en navegación (yo consumo eso en 2 semanas aunque no todos esos datos se van a guardar), serían 1.200.000.000 Gb en un año, para lo cual se necesitaría 1.171.875 discos duros de un terabyte. Un disco duro de 1 Tb cuesta aproximadamente G. 300.000, entonces los ISPs tendrían que invertir aproximadamente G. 351.562.500.000 sólo en disco duro.

Según una nota publicada por Joel Barrios en la Nación el 2014, Tigo registra un volumen de 12 Gb por segundo de tráfico en internet, así que no es tan exagerado mi cálculo bruto. Pienso que, de aprobarse esta ley, podríamos pagar el doble de lo que pagamos hoy por Internet, eso sin dudas sería un retroceso para reducir la brecha digital en Paraguay y podría afectar al crecimiento ascendente de usuarios paraguayos de Internet.

En todo sentido creo que esta ley podría afectar al comercio electrónico en Paraguay y eso que acabamos de aprobar una ley para el comercio electrónico y la firma digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *